Consejos para ahorrar en la factura de la luz

    Viendo las últimas noticias referentes a los máximos históricos que alcanza estos días el megavatio-hora (MWh) en nuestro mercado energético, hemos creído conveniente comenzar con una serie de publicaciones en referencia a ahorros energéticos, comenzando por algo que nos parece muy cercano a todos: dar unos consejos para ahorrar en la factura de la luz tanto de nuestros domicilios como de nuestros negocios.

    Como en cualquier otro mercado, un aumento de la demanda para la misma oferta, provoca un aumento de precio, y como no podría ser de otra manera el mercado energético no es una excepción. Debido a los recursos de producción energética que tenemos en nuestro país, la llegada de una ola de frío como la que estamos experimentando hace aumentar de manera considerable la demanda y por lo tanto, se traduce en un aumento de precio.

    Este hecho se puede comprobar claramente si observamos como cotiza la energía eléctrica en nuestro país, datos que podemos consultar de manera libre en la página web de la OMIE (OMI-POLO Español, S.A.), entidad que se ocupa de la gestión económica del sistema eléctrico. A continuación, os adjuntamos una imagen de la situación actual del mercado eléctrico español:

     

    Como se puede observar, la tendencia con la llegada de los fríos polares es al alza y según se ha plasmado en algunos estudio publicados, esta situación puede suponer para un hogar medio un aumento en la factura de unos 100 € durante este año 2.017.

    Sin embargo, y para contrarrestar esta situación, injusta o no, y sabiendo a qué nos tenemos que atener “gracias” al sistema energético que nos rige, existen una serie de actuaciones que podemos realizar en nuestros domicilios o negocios y que os planteamos como consejos para ahorrar en la factura de la luz. Son los siguientes:

    – En primer lugar, y quizás el más importante de los consejos para ahorrar en la factura de la luz, tendríamos que realizar un estudio a conciencia de los electrodomésticos y aparatos que consumen electricidad  que conectamos en nuestro domicilio o negocio, y en base a la potencia de éstos, determinar la potencia que precisamos. Este punto es muy importante, ya que, la potencia contratada es una de las partidas influyentes en nuestra factura de la luz, y de su adaptación a nuestras necesidades dependerá que paguemos más o lo justo en nuestra factura.

    – El uso de electrodomésticos con una buena calificación energética (A+++)  obviamente nos hace reducir nuestros costes en la factura de la luz, y es una característica que debería influir en la decisión de compra de los mismos. Por lo tanto, lo vamos a estimar como otro de los consejos para ahorrar en la factura de la luz.

    Si ya disponemos de otros electrodomésticos y no disponen de esta certificación, habréis de saber que, en el caso del frigorífico y el congelador son los que más consumen de nuestros domicilios, y reducir sus consumos dependerá del uso más o menos racional que hagamos de ellos. Por ejemplo, evitar mantener sus puertas abiertas durante mucho tiempo, no introducir comidas calientes o templadas en ellos y esperar a que estén frías, etc., hace que el sistema de refrigeración tenga que trabajar menos, y por lo tanto, consuma menos.

    Utilizar el microondas en favor del horno es otra medida de ahorro importante con respecto al uso de electrodomésticos, y si no es factible, tratar de no abrir en numerosas ocasiones la puerta de éste mientras se está cocinando, ya que, pierde el interior temperatura y se tiene que consumir más electricidad para calentar el interior nuevamente.

    – El último de los consejos para ahorrar en la factura de la luz que damos que puede suponer una importante reducción en los costes de la factura eléctrica, estaría en la mejora de la iluminación. En su día, con la aparición de las bombillas de bajo consumo ya se mejoró de manera apreciable la factura de la luz, pero a día de hoy, la tecnología LED está marcando una importante diferencia de consumos. Además de disponer una amplia gama de tonalidades de luz (desde más blancos a más amarillentos), la reducción de potencia respecto a otro tipo de iluminación es muy considerable.

    Como muestra, un ejemplo en la variación del consumo de un domicilio de uno de nuestros clientes. Se trata de una vivienda de unos 90 metros cuadrados que decidió sustituir la totalidad de iluminación incandescente por tecnología LED.

    Teniendo en cuenta que Noviembre es un mes con menos horas de luz que Octubre, el ahorro aún es más importante. En concreto, se estima que durante el primer año esta persona podrá ahorrar 180 y 200 € al año, por lo que invertir en este tipo de iluminación, resulta interesante porque la amortización de los equipos es muy rápida.

     

    Esperamos que os haya resultado interesante estos primeros consejos para ahorrar en la factura de la luz, y os invitamos a estar atentos a próximas recomendaciones.

    Para cualquier consulta referente a mejoras energéticas, no dudéis en contactar con nosotros:

    info@singemed.com